martes, 17 de mayo de 2011

LAS CUITAS DEL JOVEN WERTHER-Romanticismo (Anual San Marcos)

JAMÁS PODRÉ ENTENDER EL MOTIVO POR EL CUAL LAS PERSONAS, AMPARADOS EN EL AMOR, TERMINAN QUITÁNDOSE LA VIDA. Lo mismo dijo Goethe al ver las consecuencias que desencadenó su novela Las cuitas del joven Werther o Las desventuras del joven Werther.
Esta es una novela epistolar y una novela semiautobiográfica de Johann Wolfgang von Goethe, publicada en 1774Las desventuras del joven Werther se presenta como una colección de cartas escritas por Werther, un joven artista de temperamento sensible y apasionado, y dirigidas a su amigo Guillermo. En estas cartas, Werther revela datos íntimos de su estancia en el pueblo ficticio de Wahlheim (basado en la ciudad de Garbenheim), donde queda encantado por las tradiciones simples de los campesinos. Conoce y se enamora de Lotte (Carlota), una hermosa joven que cuida a sus hermanos después de la muerte de su madre. Desafortunadamente, Lotte (carlota) ya está comprometida con Alberto, once años mayor que ella. A pesar de la pena que esta relación le origina, Werther cultiva una amistad íntima con Carlota y Albert. Dicha pena lo obliga a abandonar Walheim para dirigirse a Weimar.
Allí conoce a la Fraulein von B. Sufre una gran pena al enterarse de que Carlota nunca va a ser suya y junto con un amigo se queja de su situación. Después regresa a Walheim, donde sufre más que nunca, parcialmente porque Carlota y Albert están casados. Cada día que pasa le recuerda que Carlota nunca podrá corresponder su amor. Con pena por Werther y respeto por su esposo, Carlota decide que Werther no debe visitarla tan frecuentemente. Él la visita por última vez y después de recitar un pasaje de Ossian, ambos se besan. Werther sabía, antes de este incidente, que uno de ellos —Carlota, Alberto o Werther— tenía que morir. Incapaz de hacerle daño a otro ser, Werther no ve más opción que su suicidio.
Después de escribir una carta de despedida (para que fuera encontrada después de su muerte) dice:
             "Cuando leas estas líneas, mi adorada Carlota yacerán en la tumba los
             despojos del desgraciado que en los últimos instantes de su vida no encuentra
              placer más dulce que el placer de pensar en ti. He pasado una noche terrible:
             con todo, ha sido benéfica, porque ha fijado mi resolución. ¡Quiero morir!"
 Con su sirviente envía pidiéndole dos pistolas con la excusa de que las necesitara para un viaje. Carlota recibe esta petición con dolor y le manda las pistolas, lo cual interpreta Werther como que ella aprueba su decisión. Luego, Werther se quita la vida. Solo entoces, Carlota se da cuenta que en verdad amaba a Werther.

Las desventuras del joven Werther fue el primer gran triunfo de Goethe, que lo transformó de un desconocido a un autor célebre prácticamente de la noche a la mañana. Napoleón Bonaparte consideró esta novela como uno de los trabajos más importantes en Europa. Esta novela le inspiró de joven a escribir un monólogo al estilo de Goethe, y de adulto, llevó siempre consigo una copia del Werther en sus campañas.
La novela dio origen a un fenómeno llamado Werther-FieberFiebre de Werther»). Los hombres jóvenes en Europa vestían la ropa que Werther usaba en la novela. También tuvo consecuencias en los primeros ejemplos conocidos de suicidio mímico, provocando, supuestamente, el suicidio de unos dos mil lectores.
Goethe guardó la distancia con Las desventuras del joven Werther en su vejez. Él lamentó su fama y haber hecho público su amor juvenil hacia Charlotte Buff (un qmor que sí se dio en la vida real). Aunque escribió Werther cuando tenía veinticuatro años, la mayoría de los visitantes que tuvo en su vejez sólo habían leído este libro y sólo lo conocían por esta novela entre todas las que escribió.
Una pregunta datera dice: ¿Cuándo se mató Werther? ¿Víspera de Semana Santa? ¿Víspera de Año Nuevo?... Veamos la respuetas, según una de las cartas finales de Werther.
           "Tú no me esperas; tú crees que voy a obedecerte y a no volver a tu casa hasta
              la víspera de la Navidad... ¡Oh Carlota!..., hoy o nunca. El día de la
              Nochebuena tendrás este papel en tus manos trémulas y lo humedecerás con
               tus preciosas lágrimas. Lo quiero..., es preciso. ¡Oh, qué contento estoy de mi
               resolución!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada